lunes, mayo 9

Reciente reputación



Ahora entre nosotros la Orden mas santa está en vías de convertirse en la porción más vil de todas. Pues la sede principal se obtiene por mala conducta más que por virtud, y las sedes no pertenecen a los más dignos sino a los más poderosos.

Con facilidad y sin esfuerzos se toma para mandar a cualquiera de reciente reputación que, apenas instalado, se lanza como lo hacen los gigantes de la fábula.

Hacemos santos de un día para otro, y pretendemos que tengan sabiduría los que ni siquiera la han aprendido y que no han aportado a la función que acceden más que el deseo de encaramarse en ella.

(San Gregorio Nacianceno, Orat. 43)



Tomado de "La Iglesia de los Padres" del Beato J. H. Newman. p.87/8

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando habían comido, Jesús dijo a Simón Pedro: —Simón hijo de Jonás, ¿me amas tú más que éstos? Le dijo: —Sí, Señor; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: —Apacienta mis corderos.

Le volvió a decir por segunda vez: —Simón hijo de Jonás, ¿me amas? Le contestó: —Sí, Señor; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: —Pastorea mis ovejas.

Le dijo por tercera vez: —Simón hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijera por tercera vez: “¿Me amas?” Y le dijo: —Señor, tú conoces todas las cosas. Tú sabes que te amo. Jesús le dijo: —Apacienta mis ovejas.

De cierto, de cierto te digo que cuando eras más joven, tú te ceñías e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos, y te ceñirá otro y te llevará a donde no quieras.

Esto dijo señalando con qué muerte Pedro había de glorificar a Dios. Después de haber dicho esto le dijo: —Sígueme.

Puede que el Señor elija sus vicarios entre gente que no sea la mas preparada pero en aceptar la voluntad del Padre y la de su Espíritu Santo está también la salvación.

El ovejero

Whiskerer dijo...

Es una gran verdad eso de que los últimos tiempos se parecen a los primeros.

Y arroja mucha luz mirar las cosas actuales con ese prisma.

W.

Anónimo dijo...

bue, me censuraron el comentario?

Anónimo dijo...

Ovejero, no entendí.

Anónimo dijo...

bue! no a la censura!

Desendencia de Ioreth dijo...

nunca llegó.