viernes, agosto 22

Newman. "Esperando a Cristo"


Al cristiano verdadero “Se le aplica aquello de San Pablo, ‘Todo me es lícito’; pero no todo conviene. ‘Todo me es lícito’; pero yo no dejaré que nada me domine” (I Cor. VI:12). Sabe cómo “usar del mundo sin abusar de él”. No depende de cosa alguna de este mundo. No confía en sus maravillas contrarias a la Palabra revelada. “Al alma fiel le conservarás la paz, la paz porque en Tí confía” (Is. XXVI:3). Tal es la promesa que se le ha hecho. Y si mira hacia el mundo para buscar alguna cosa, no es para buscar lo que no sabe, sino lo que ya sabe. No buscará allí a un Señor y a un Salvador. Ha “encontrado al Mesías” mucho tiempo ha. Y allí lo está buscando. El Señor mismo le ha mandado buscarlo entre los signos del mundo, y el cristiano hace caso. El Señor mismo le ha mostrado en el Antiguo Testamento cómo El, el Señor de la Gloria, condesciende y se humilla hasta esconderse entre las cosas del cielo y de la tierra. Sabe que los Ángeles de Dios están en el mundo. Sabe que alguna vez incluso se manifestaban con formas de hombre. Sabe que el Hijo de Dios, alguna vez, vino al mundo. Sabe que El ha prometido a Su Iglesia la presencia de una milagrosa obra y que nunca deshizo su promesa. Y lo que es más, lee, en el Apocalipsis lo que le basta, no tanto por adivinar lo que se viene sino para constatar cómo de ahora en más un sistema secreto y sobrenatural funciona debajo de esta escena visible. Y por tanto, busca a Cristo, anda a la caza de sus Providencia actuales y ansía su Segunda Venida. Y aunque frecuentemente se ve defraudado en sus expectativas, no se resigna a dejar de lado sus ilusiones de ver cosas admirables que han de suceder sobre la tierra, y aun cuando se demoran, recurre a las palabras del Profeta y se consuela con ellas:

Estaré en pie sobre mi atalaya,

Me apostaré sobre la muralla,

Y quedaré observando para ver

Qué me dirá Yahvé

Y qué responderá a mi querella.

Y respondióme Yahvé, y dijo:

Escribe la visión, grabándola en tablillas,

Para que se pueda leer corrientemente.

Porque la visión tardará en cumplirse

Hasta el tiempo fijado,

Llegará a su fin y no fallará;

Si tarda, espérala.

Vendrá con toda seguridad, sin falta alguna. (Hab. II:1-3)


Newman. "Esperando a Cristo"

Ver versión completa y más traducciones en Jack Tollers

4 comentarios:

Juanjo Romero dijo...

Patricio, buen blog. No lo conocía. Mantén el ritmo, la cosa promete.

Que San Juan Enrique os llueve a buen puerto. Espero con ansia el día de la beatificación para poder difundir su devoción pública.

Juanjo Romero dijo...

Patricio, interesante blog. Ánimo y mantén el ritmo en los inicios.

No lo conocía hasta que me dí cuenta de que tiene apenas un mes de vida. Mímalo

Un admirador de Newman seguro que tiene que ser buena persona.

Anónimo dijo...

Amigo: no tendrá un lugarcito en el almacén para guardarme a mí hasta que Él Vuelva.
Muy bueno el blogg.

Descencencia de Ioreth dijo...

Que Él nos guarde a todos.